+ El Lago de los Glaciares

Lago O'Higgins, El Lago de los Glaciares

EL QUINTO LAGO MÁS PROFUNDO DEL MUNDO

 

En este ambiente montañoso, los ríos y lagos están dispersos por todo el territorio en distintas formas, tamaños y colores. En lagos de aguas azules lechosas flotan los témpanos caídos de los glaciares y empujados en forma caprichosa por las tempestades, mientras que en ríos y lagos de aguas transparentes, habitan truchas y percas.

 

El Lago O’Higgins – San Martín tiene una superficie de 1.049 km2 y una profundidad máxima de 836 metros. Es el lago más profundo de América y el quinto más hondo del mundo. Su cuenca abarca aproximadamente 14.000 km2 y ocupa desde una porción importante de Campo de Hielo Sur al Oeste, hasta cerros y mesetas pre-cordilleranas cada vez más esteparias hacia el Este. Es un lago de orillas encajonadas, rodeado de montañas y articulado en ocho brazos comunicados entre sí. Es el más aislado y singular de los lagos patagónicos y desagua al Pacífico a través del río Pascua. Desde 1902 el lago está separado en dos partes iguales por Chile y Argentina. La Carretera Austral termina en Villa O’Higgins, situada en el extremo del brazo noroeste del lago. Por el este, sinuosos caminos alcanzan el lago hasta las estancias La Maipú y Josefina.

El Volcán Lautaro, con 3.380 m.s.n.m., en el corazón del Campo de Hielo Patagónico Sur, es la montaña más alta de la cuenca del O’Higgins.

El cerro Steffen, con 3.050 metros de altitud, destaca por el imponente desnivel que establece con el nivel medio del lago O’Higgins (250 m.s.n.m.) y ha sido protagonista de misterios y confusiones. Sólo registra un ascenso en 1965.Otras montañas altas y hermosas lo rodean y se reflejan en alguno
de los ocho brazos del gran lago O’Higgins: Krüger (3.000 m) y Alesna (2.480 m), ubicados en el brazo poniente del lago, Cerro O’Higgins (2.910 m.) y el mítico cerro Fitz Roy, al cual se accede por la ruta del Glaciar Chico, en el extremo sur del territorio.

En este ambiente montañoso, los ríos y lagos están dispersos por todo el territorio en distintas formas, tamaños y colores. En lagos de aguas azules lechosas flotan los témpanos caídos de los glaciares y empujados en forma caprichosa por las tempestades, mientras que en ríos y lagos de aguas transparentes, habitan truchas y percas. Los ríos más importantes son el Pascua y el Mayer. El primero desagua el lago O’Higgins y es el segundo río más caudaloso de aquellos que en Chile drenan hacia el Océano Pacífico (700 m3/seg.).

El río Mayer es el principal tributario del lago O’Higgins y en su desembocadura se localiza Villa O’Higgins. El río Bravo se localiza al norte de la zona de O’Higgins, nace en la vertiente sur del Cordón Montañoso del Cerro San Lorenzo y tiene su desembocadura en el Fiordo Mitchell, constituyendo una cuenca hidrográfica independiente

 

El quinto lago más profundo del mundo
La medida fue establecida por expertos del Centro de Estudios Científicos de Valdivia y una universidad alemana. Los datos sirven para explicar el retroceso de los glaciares locales.

Terra sitio web, Octubre 21, 2003. Casi 7 Km al sur de Villa O’Higgins ( XI Región), se ubica Bahía Bahamondes , desde donde parten las embarcaciones turísticas que recorren el lago O’Higgins. Los visitantes que viajan a bordo no dudan en desafiar el frío con tal de observar los imponentes glaciares del lugar. Aunque los trozos de hielo que flotan en el lago atraen todas las miradas, según un nuevo estudio lo que se halla bajo el agua también es digno de atención: recientes mediciones muestran que este lago chileno es el quinto más profundo del mundo y el más hondo de América. La investigación, realizada por expertos del Centro de Estudios Científicos de Valdivia (CECS) y la universidad Técnica de Dresden (Alemania), indica que el lago O’Higgins tiene una profundidad máxima de 836 m. La marca, que supera la del lago Argentino por casi 100 metros, fue registrada usando una ecosonda digital en el fiordo ocupado por el glaciar O’Higgins, el cuarto más extenso de Campos de Hielo Sur y el que presenta mayor retroceso en nuestro país: 15 km en un siglo. Según los científicos, el constante desplazamiento de los glaciares va socavando el fondo del lago, lo que ayudaría a explicar su gran profundidad. Hace seis años, Gino Casassa y Andrés Rivera – glaciólogos del CECS- publicaron un estudio que describía la evolución del glaciar O’Higgins desde 1896. Allí planteaban que las hondas dimensiones del lago ayudaban a que el hielo en la superficie careciera de una sustentación lo suficientemente resistente, un factor clave en el rápido resquebrajamiento y retroceso de la masa helada.


Fuente: Terra.

 

Interacción con los glaciares

 

En esa época, quienes revisaron el artículo criticaron severamente el hecho de que la hipótesis era especulativa y no tenía fundamento en terreno. Seis años después tuvimos la oportunidad de ir ahí y efectuar las mediciones, comentó Casassa. De esta forma, agrega el investigador, se toparon con el récord chileno y americano de profundidad de un lago, lo que agrega un sabor especial, quizás similar a la alegría de un explorador pionero. En ese sentido, hacemos propias las palabras del alcalde de Villa O’Higgins, que al saber la noticia exclamó:¡Esa es mi comuna!. En opinión de Daniel Torres, jefe del Departamento Científico del Instituto Antártico Chileno, la relación entre la profundidad del lago y el retroceso del glaciar tiene sustento. La dinámica de los hielos de la Antártica y los hielos del continente es similar. El agua derrite el glaciar por debajo, por lo que se forma un socavón que hace que pierda sustento progresivamente, hasta que se quiebra. En lapso de meses o días caen masas de hielo que se desintegran completamente, dijo al periódico La Tercera.

 

Futuras reservas de agua
Según el experto, tras determinar la profundidad del lago, lo importante será obtener muestras de los sedimentos del fondo. Tal como sucede al analizar los anillos que conforman el tronco de un árbol, explica el científico, este análisis permitiría contar con información sobre largos períodos de tiempo y efectos como el calentamiento global: Se ha producido una disminución muy brusca de los glaciares de la Antártica y en los de Chile continental. En algunos casos hay un evidente retroceso de más de 200 o 500 metros, indica. De acuerdo con el estudio del CECS, aunque desde 1995 el glaciar O’Higgins ha disminuido su deterioro –supuestamente por haber alcanzado zonas menos profundas del lago donde el hielo no puede flotar – la situación aún es grave. El aumento de las temperaturas hace que el hielo siga retrocediendo a un ritmo de 3 metros anuales. Torres afirma que futuros estudios permitirán estudiar el comportamiento de los glaciares del sector y de los ecosistemas cercanos, ya que la zona reúne una gran variedad de organismos: Los glaciares son grandes reservas de agua y, en algún momento, serán necesarias. Tal vez eso pase dentro de 100 años o más, pero hay que conocerlos ahora, concluye.

Robinson Crusoe

Log in